Tan cerca de mí

20742e390ecd433dbfa09082372a07b0

Te rodeaba un halo de misterio maravilloso.

Nunca un like de más, nunca un comentario exaltado, nunca un chiste gráfico incitando risas grupales, nunca sumarte a la canción de moda.

Nunca cambiar tu foto de perfil más de dos veces al año.

Nunca seguir de vuelta mis historias en Instagram a pesar de todos mis “Me gusta” en tus fotos.

Y esas fotos melancólicas de muchacha solitaria y sensible. Y esas manos. Y ese pelo.

Ese tipo de misterio. Impenetrable. Místico. Cautivador.

Un día te busqué en Google. Encontré la decisión en un juzgado de hace ocho años con tu nombre. Te habían detenido bebiendo mientras conducías por una autopista, tuviste que pagar una multa y hacer 50 horas de trabajo comunitario.

¡Eras real! ¡Existías!

Todavía recuerdo la primera vez que respondiste a uno de mis mensajes. Fue con un “Gracias” y un emoji.  El emoji avergonzado, por supuesto, tan a tono con tus maneras.

Eras la mujer más bonita, misteriosa, irreal y ausente de mi vida. Y aún así, te sentía tan cerca de mí.

Hasta que desapareciste completamente de Internet. The content you requested cannot be displayed right now, me torturaba Facebook. No se ha encontrado esta página. Puede que hayas usado un enlace incorrecto, me decía Instagram, implacable.

¿Dónde estás? ¿Dónde estás?

Y entonces me enamoré.

Anuncios