El que kmina

Soy enemigo acérrimo del auto bombo y del auto platillo, pero para que me reconozcan si un día me ven por la calle, aquí les van unas cuantas pistas de la persona que un día tuvo la sospechosa idea de ocupar este espacio.

Soy un ingeniero informático, de esa isla volcánica sin volcanes llamada Cuba. Uno más que salió a ver mundo, a caminar un rato, y tras ese empeño caminó un tiempo por la abrumadoramente bella ciudad de Rio de Janeiro y actualmente lo hace por Winston-Salem, un pueblecito rodeado de bosques de Carolina del Norte.

Soy Habanero, de Cojímar, ese pueblo de pescadores que años antes viera a Hemingway atracar con su yate Pilar a la vuelta de una de sus pesquerías. Hijo de una María del Carmen y de un Eladio, y hermano de un Harold, que no dice mucho pero que en verdad es  todo lo contrario.  Dador de afectos a borbotones  a mi familia, a mis amigos, a mi país, a la vida, a las mujeres (si no aclaro que es en singular, ella me mata, pero intento sonar más lírico). Beatlómano y trovadicto, enfermo a todo lo que incluya una guitarra y a un ser humano deshaciéndose sobre ella. Cinéfilo. Aficionado a la cerveza, al ron y al buen vino. Bailador mediocre y cantante ni en la ducha. Fanático a los deportes, pero sobre todo, futbolero crónico. Aprendiz de todo y lector irrenunciable. Ególatra, a veces demasiado. Alegre y bromista. Contradictorio, pero siempre yo. Un tipo más con ínfulas de escribidor que se atreve a aspirar que lo lean, que ya es pedir demasiado

Esto es una aventura total, respeto demasiado al oficio de escribir y a los que se dedican a él como para pretender algo más en este espacio que no sea ir derramando ideas y vivencias en lo que voy caminando. La idea es poner en palabras las tormentas que habitan en mi cabeza, lo que me gusta y me disgusta, mis frustraciones y arrebatos. Trataré de categorizar temas según vayan viniendo para que no se quiebren la cabeza, que hay que ser indulgente en el camino al Pullitzer, me advirtieron.

Entonces nada, caminemos sin camino, los que se quieran sumar a la marcha, más que bienvenidos sean.

Anuncios

5 pensamientos en “El que kmina

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s